Abrisud presenta su nueva colección de cubiertas residenciales en la Feria

  • El ahorro energético, la seguridad de los niños y la salud son los motivos clave para instalar una cubierta de piscina

Cada vez más, la piscina se convierte en un espacio de ocio para las familias con niños, así como para aquellas personas que por motivos de salud necesiten nadar frecuentemente. De ahí que los propietarios de una piscina busquen elementos innovadores, como las cubiertas, para disfrutar del baño prácticamente los 365 días del año, sin importar el mal tiempo. La Feria de Muestras de Valladolid es una ocasión inmejorable para ver los últimos diseños en este sector. Localiza el stand de Abrisud en el pabellón 2 (nº216)

Entre las razones por las que las familias optan por estas instalaciones está que una cubierta de piscina eleva de manera natural entre seis y ocho grados la temperatura del agua, lo que supone un importante ahorro del 50% del consumo hídrico, de climatización y mantenimiento. Sobre todo en otoño, se aconseja el uso de cubiertas para evitar la contaminación del agua con hojas, polen o insectos y ahorrar también en productos de limpieza. En invierno, las piscinas vacías o heladas, sin ninguna protección, producen un elevado gasto de mantenimiento a la hora de ponerlas en funcionamiento en primavera. De ahí que el uso de una cubierta de piscina sea la mejor alternativa para prolongar el uso de la piscina.

Otro de los motivos por las que se opta por una cubierta de piscina es que es el elemento más eficiente de seguridad infantil, por encima de vallas, lonas o alarmas. El 91% de los propietarios de piscina así lo afirman, según una encuesta IPSOS realizada en Francia. Todas las cubiertas de Abrisud garantizan una total protección contra accidentes. Ningún niño puede acceder a la piscina con la cubierta cerrada. Los módulos fijados al suelo necesitan dos acciones simultáneas, imposibles de manipular por un menor.

Una trampilla de acceso con dispositivo de bloqueo doble (tirar y girar) también evita que los chavales puedan bañarse sin el permiso de sus padres. Asimismo, las cubiertas Abrisud soportan 45 kg por metro cuadrado; es decir, mucho más del peso de un niño de cinco años.